jueves, 14 de agosto de 2008

2 parte


La marca Singer es, sin ningún tipo de dudas, una de las más clásicas en este rubro. Desde su primogenio modelo de construcción recta (maquina de coser tradicional, de forma estética reconocible para casi todo el mundo) hasta el más novedoso FLORENCIA 67, presenta una gama de productos particularmente aplicables al quehacer doméstico. Así, por ejemplo, el modelo FLORENCIA 62 tiene la posibilidad de trabajar con varios modos automáticos, tiene función de brazo libre y es especialmente adecuada para trabajar sobre telas elásticas; tiene, asimismo (igual que el modelo 15 CH, que es el más clásico de la marca), un diseño de estructura recta, y puede elegirse entre varios colores (aunque el más fácil de encontrar es el blanco). El recién mencionado modelo FLORENCIA 67 -hablamos siempre de la misma marca Singer- es, sin lugar a dudas, una joya absoluta en la fabricación de este tipo de herramienta. A la vez que es completamente automática presenta alrededor de 100 funciones de trabajo especificas; está pensada para poder trabajar sobre –prácticamente- cualquier tipo de material que se nos ocurra; tiene función de brazo libre y presenta discos ya incorporados; hablamos de una maquina de coser verdaderamente increíble: ¡hasta es capaz de coser alfombras!; puede, asimismo, trabajar con dos agujas y distintos colores de hilo.